19 dic. 2007

No adquiera animales para las fiestas

ADDA se encuentra en plena campaña para que este verano no queden nuevos perros abandonados en rutas y lugares turísticos. La asociación argentina dedicada al cuidado de los animales domésticos difundió el siguiente comunicado que publicamos a continuación.

El cien por ciento de los padecimientos de los animales domésticos deriva de la conducta de los seres humanos. Es en esta época de las fiestas que va desde Navidad hasta Reyes que se gesta el futuro incierto de miles y miles de animales adquiridos como regalos vivos por padres impulsivos y tías "regaladoras". Por lo general son cachorros caninos que tras los primeros momentos de júbilo, pasan a ser reemplazados en los juegos por los peligrosos cohetes y petardos.

Llegar a una fiesta con un regalo vivo es decidir sobre la vida de otras personas a las que se fuerza a incluir a un ser vivo que no pensaban adoptar.

Pasadas las fiestas, es cuando la presencia del cachorro en la casa comienza a verse como un problema, especialmente cuando llega el momento de viajar al lugar de vacaciones. Es recién entonces cuando la familia tomará en cuenta que nada se ha planificado incluyendo al animal. Lamentablemente estos casos se resuelven mal. Es complicado encontrar soluciones a horas de partir de vacaciones y ya sea que el cachorro viaje con el grupo familiar o que se quede, es el animal el que pierde. Si el animal se queda, ADDA es partidaria de que sea alimentado por familiares o vecinos, dentro de la casa misma.

Si el animal viaja hay que tomar en cuenta que la mayoría de los hoteles en nuestro país (Argentina), no permite alojarse con animales. Si el lugar de alojamiento en el destino turístico es una propiedad alquilada, podría brindar más posibilidades, pero con el pobre cachorro, nuevo en la casa, no ha habido tiempo para que aprenda a hacer sus necesidades en un lugar determinado y lo hará del mismo modo en la casa donde se alojen. Al regreso de la playa o los paseos, la familia tendrá que limpiar antes de sentarse a descansar. Los mayores piensan que lo lógico será que el perrito quede en el jardín de la casa. A nadie se le ha ocurrido que podría salir por entre las rejas del frente con poco esfuerzo...

El llanto de los chicos al no encontrarlo obligará a los mayores a deponer su cansancio y salir a buscarlo, con frecuencia sin éxito. Cientos de casos como este se suman cada verano en los típicos destinos turísticos. Todo esto podría haberse evitado si los animales no hubieran sido tratados como simples objetos.

Padres, el deseo de los chicos no es suficiente para ceder a un pedido que puede dar origen a contradicciones. Son los jefes de familia quienes deben decidir estas cuestiones y advertir a amigos y parientes con respecto a los regalos sorpresa para los niños.

No adquiera animales para las fiestas. Los animales merecen una adopción responsable. Esta época de festividades y posteriores vacaciones podrían ser muy positivas en cuanto a planificar con responsabilidad y en familia esta decisión tan importante como es la de agregar un nuevo miembro a la misma.

Otra cosa sería si la familia hiciera lo inverso, volver de las vacaciones con un perrito abandonado, el que se integrará a un hogar responsable donde los niños que pidieron por el deberán tener obligaciones, como darle de comer, higienizarlo, llevarlo de paseo con collar y correa y velar por su salud.

Convierta su decisión en un acto de amor y un ejemplo para sus hijos.

Cordialmente
Martha Gutiérrez
Presidenta ADDA Argentina
adda@fibertel.com.ar

material enviado por Olga y Daniel

Leer también: Los animales no son regalos de Navidad

1 comentario:

  1. Es una pena lo que hacen cientos de personas cuando llega el verano, se deshacen de sus mascotas como si de objetos se tratase.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario

Entradas relacionadas