14 ago. 2008

Perros en la literatura

Los animales han sido protagonistas de innumerables obras literarias, cuentos, novelas, poemas, dramaturgia, inclusive muchas de estas obras llevadas al cine. Muchos escritores además se han declarado públicamente admiradores de los animales y le han atribuido a sus mascotas el rol de musa inspiradora. Algunos -como el argentino Osvaldo Soriano-, han dicho que sin sus mascotas permanentemente acompañándolos no podrían haber escrito sus novelas (Soriano inclusive aseguró que una de sus obras más importantes no fue escrita por él, sino por uno de sus gatos, quien le narró al oido el relato).

De todos los animales que han protagonizado obras literarias, y de todas las mascotas que acompañaron a los autores en el proceso creativo, recorramos rápidamente aquellas creaciones donde los protagonistas son perros.

El primer perro de la literatura quizás sea Argos, el perro fiel de Ulises, que tiene una aparición muy breve, pero trascendental en la gran obra de Homero, La Odisea. Argos, olvidado y abandonado, lleno de pulgas, se arrastra moribundo hasta los pies de Ulises cuando éste regresa luego de su viaje. Argos busca la última mirada de su dueño, y entonces allí muere.

El coloquio de los perros es una de las Novelas Ejemplares de Miguel de Cervantes Saavedra. Un diálogo entre dos perros, en el que Berganza le cuenta a Cipión sobre su vida. Esto ocurre durante las noches, ya que es el único momento en que los perros pueden hablar.

Franz Kafka no sólo sumó cucarachas a sus relatos, también a perros. Investigaciones de un perro, es un relato kafkiano en todo sentido, asfixiante, complejo y laberíntico.
Virginia Woolf escribió en 1933, Flush, que es considerada una de las mejores novelas protagonizada por un perro, donde se relata un hecho real, la vida de Flush, el perro que le regalan a la poetisa Elizabeth Barrett, para que la acompañe durante su período de recuperación de una serie lesión en la columna. Así, al principio de la novela, Elizabeth y Flush pasan los días dentro de un cuarto, siendo ese todo el mundo, pero luego el perro sale a la calle y conoce la ciudad y a otros humanos.

En distintas obras de ciencia ficción y también en novelas de terror, los perros han aparecido en varias ocasiones. Siempre, los perros han sido una forma de observar, criticar o analizar el comportamiento de los hombres y la sociedad humana.

fuente de datos: Vida de perros, por Pablo de Santis (Ñ, Clarín)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por dejar tu comentario

Entradas relacionadas