18 may. 2008

Psitacosis: fiebre del loro

La Psitacosis es también conocida como “la fiebre del loro” que suele suceder entre aves como palomas, pavos, gallinas, loros o canarios pero puede ser contagiada a un humano. Por lo general la contagian a los humanos los loros, ya que es muy común que esta ave sea utilizada de mascota, por ende conviven con humanos en los hogares.

Pero también se puede contagiar de esta enfermedad las personas que trabajan en mataderos de pollos y pavos o en veterinarias, ya que manipulan las aves y pueden inhalar los desechos de sus jaulas.

La bacteria Chlamydia psittaci es la causante de esta enfermedad. Los loros infectados, suelen tener esta enfermedad por diversas causas, como estar en contacto con bacterias, sometidos a un alto nivel de estrés o por estar con sus defensas inmunológicas bajas.

Estas situaciones se pueden dar todas a la misma vez cuando se contrabandean, ya que son trasportadas por largos trayectos en terribles condiciones y hacinadas en espacios pequeños. Formando así una incubadora de bacterias y enfermedades en las que evoluciona esta patología.

El periodo de incubación de la Psitacosis varía de una a dos semanas y los síntomas que presenten las aves, dependen del tipo y edad de las mismas pero generalmente son faltas de apetito, deshidratación, diarrea, secreciones nasales y oculares y mala apariencia ya que su plumaje se arruga.

Si encontráramos estos síntomas, debemos llevar el ave a una consulta veterinaria, donde a través de una muestra de materia fecal se puede diagnosticar la enfermedad.
Aunque algunas aves mueren por esta enfermedad, se puede salvar con antibióticos recetados por el veterinario y en algunos casos, se puede salvar sin ser medicado.

Para evitar esta enfermedad, es necesario limpiar la jaula del ave de sus excrementos, para que no se sequen y puedan ser aspirados.

(imagen de www.hormiga.org)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tu comentario

Entradas relacionadas