3 ene. 2008

De vacaciones con la mascota: viajar con el perro

Ya hablamos en este blog sobre cómo cuidar a nuestro perro del "golpe de calor", que puede ser muy grave para él. Pero además del calor, en verano y si vamos de vacaciones con nuestra mascota hay que tener en cuenta también otras recomendaciones.

Al agua!

Nadar les hace muy bien a los perros, como toda actividad física. Y es algo natural para ellos. Pero hay que tener especial atención con los perros obesos, con los perros que han tenido problemas cardíacos y con los perros con excesivo pelaje, ya que pueden tener problema al nadar y llegar a ahogarse. Si no tenemos conocimiento de que nuestro perro pueda desenvolverse sólo en el agua (ya sea río o mar), primero acompañarlo en la orilla.

Pero el peligro del agua no sólo ocurre en la playa, ya que es muy común que accidentalmente perros o gatos caigan en piscinas hondas o medianamente hondas, pero que no cuentan con rampas de salidas. El animal comenzará a nadar, pero por muy buen nadador que sea, si no logra salir rápido (lo que puede resultarle muy difícil) se terminará cansando y puede ahogarse. Por eso especial atención y cuidado, si estamos en un lugar con piscina y nuestro perro está suelto.

Pero además del nadar, es muy común que perros que acompañan a sus dueños a pescar, jugando se traguen un anzuelo y terminen lastimados. Cuando esto sucede, no debemos tirar del hilo para querer sacar nosotros solos el anzuelo. Lo recomendable es cortar el hilo y llevarlo urgente al veterinario. Si intentamos sacarselo nosotros tirando del hilo, podemos lastimarlo muy grave en el estómago internamente.

Alimentación

Cuando estamos de vacaciones cambiamos nuestro hábitos. Los horarios de dormir y de comer, nuestra rutina, y también lo que comemos se altera. Es lógico, estamos de vacaciones, descansando. Pero eso no significa que nuestras mascotas también se vean obligadas a cambiar su rutina. Respetemos sus horarios de comida y su alimentación. Lo recomendable es que llevemos el mismo alimento que le dimos durante todo el año, y continuar con él durante el período de vacaciones.

Un cambio en su alimentación puede llegar a intoxicarlo.

El territorio

Otro aspecto que no se suele tener en cuenta al llevar a nuestras mascotas de vacaciones, es que le estamos cambiando su territorio. Lo llevamos a un nuevo lugar, totalmente desconocido para ellos. Dependiendo de su personalidad esto puede ocasionar distintas situaciones.

Es muy común que el gato se estrese ante un cambio de territorio, y comience con un marcado urinario del lugar. Lo mismo puede suceder con el perro, aunque es más común que comience a investigarlo, recorriéndolo, olfateándolo. Debemos tener en cuenta que se puede perder o bien lo pueden robar, por lo que no conviene dejarlo sólo. El primer día es importante que lo llevemos a recorrer y conocer el nuevo territorio en el que estará.

Además tengamos presente que en ese nuevo territorio ya hay otros perros, que son los "dueños" de ese lugar. Y esto puede generar peleas entre ambos.
Viajar de vacaciones con nuestras mascotas es una experiencia hermosa, que nos unirá más a ella, pero es importante que tengamos en cuenta que para los humanos la adaptación es más sencilla y rápida, dado que somos nosotros los que decidimos viajar, mientras que nuestras mascotas se enteran de ello una vez que ya están en el nuevo lugar.
Felices vacaciones!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tu comentario

Entradas relacionadas